Todos tenemos una expresión independiente y distinta a los demás, es lo que nos hace únicos como seres humanos.  El fotografiar personas involucra encontrar la expresión desconocida que cautiva sutilmente, sin embargo,  para lograrlo se requiere de paciencia y empatía.

Mi objetivo como fotógrafo es capturar “momentos genuinos” originados por esas expresiones. 

No se trata de poner sólo la cámara y dar “clic”,   se trata de capturar el momento. Para mi los “momentos genuinos” se construyen con sonrisas, abrazos, juegos, miradas y cualquier expresión de afecto que detone una emoción.

Se trata de tomar una foto con la mayoría de las cualidades que hacen posible una gran foto, la emoción, la iluminación y las formas .