Mi Experiencia Fotográfica en Disney

¿ Me llevo la cámara o no me la llevo? ¿ Valdrá la pena cargar? ¿Es suficiente con el teléfono? ¿Será mejor pagar por las fotos?

Entre otras más, éstas fueron mis preguntas al momento de decidir si valía la pena cargar el equipo fotográfico a tan esperado primer viaje a Disneyland con la familia. Pero antes de decirles mi conclusión déjenme ponerles un poco mi perspectiva.

 

El Propósito del Viaje.

Este sería el primer viaje de mi hijo a Disney, tan esperado y tan ansiado por todos ya que estaríamos celebrando su cumpleaños número cinco. Imagínense la fantasía que puede generar tal lugar a esa edad, digna de fotografiar en cada momento genuino.

 

Los Consejos de los demás

Entre varios consejos antes del viaje me comentaron que Disney y Sea World tiene paquetes fotográficos de diferentes precios, una vez que los adquieres te dan una tarjeta que se vincula a una cuenta personal donde puedes descargar las fotografías que cada fotógrafo de Disney ubicado en diversos puntos del parque te tome, sólo tienes que pedirles que te tomen la foto y ya. Me pareció excelente servicio y excelente idea, entonces, no dejé que me superara mi ego de fotógrafo y compré el paquete completo, al final, aparte de tener un respaldo por si algo salía mal, siempre me gusta ver otros puntos de vista distintos al mío. 

 

Expectativas y Equipaje.

La expectativa de todos era grande y la mía la veía con un reto adicional que radicaba básicamente en divertirme como enano y capturar las sonrisas y los momentos inolvidables en familia, para esto, tuve que decidir viajar ligero y para mi eso significó no sólo hacerlo con lo necesario de ropa y tenis cómodos, también con una cámara suficientemente potente y ligera, más un lente universal, más un flash y con eso tratar de superar mis fotografías.  A los que nos gusta la fotografía generalmente caemos en el pensamiento de que la cámara entre más cara o más grande, es mejor, o por otro lado, tenemos muchos lentes, flashes, correas, mochilas etc, y la verdad no siempre es cierto, ya que esta vez me dije “a divertirse y tomar grandes fotos y hacerlo valer con el poco equipo que te llevarás”.

 

Experiencias en Disney vs Seaworld

Estar en Disneyland Park es sinónimo de caminar y caminar, con mucha gente y todos queriéndose tomar la foto en el mismo lugar: el castillo, el carrusel, el letrero de Radiator Springs etc., y si hay un personaje de por medio, más aún, en ocasiones hay que hacer fila de 40 minutos para poder llegar a él. La verdad acabé haciendo la interminable fila, al final, también de eso se trata la experiencia.

Aprovechamos la tarjeta fotográfica de Disney al máximo, y siento que las fotos que realizan son muy buenas y merecen la pena, no obstante, los fotógrafos no están en todos los lugares que uno desea, y ciertamente es difícil pedirles que se muevan o vayan hasta un lugar específico, lo que considero una limitación.

Personalmente, pude encontrar sitios (locaciones) encantadores como aquel que se encuentra adentro del juego de “Soarin' Around the World”, en la Silla de la Casa de Mickey, adentro del Juego de Nemo, durante el Desfile, debajo de Mickey's Fun Wheel, mojándose en la ciudad de Bugs Land, en el Baile con DJ, en la Cena con Pluto, etc., etc. Creo que fueron de mis mejores momentos genuinos capturados. 

Por otro lado, en Sea World hubiese pensado que sería igual que Disney, porque venden el mismo paquete con sus fotógrafos, que esta vez no decidí comprar. ¡Y que mejor decisión! Porque sólo pude ver uno de ellos en la entrada del parque y nunca más lo volví a ver. Eso si, de Sea World tengo una fotos geniales con los delfines,  pingüinos, ballenas y más.

Todas esas experiencias fueron durante cinco días, y ya en el cuarto día no deseaba cargar más la cámara, se sentía como una mochila pesada de las que cargué en la secundaria, estaba cansado de mis pies, y mi espalda.  Sin embargo, el último día mi hijo quiso repetir la visita a Disney California Adventure Park, y con mucho esfuerzo volví a colgarme la mochila y nos fuimos. La gran ventaja es que ya había recorrido el parque una vez y sabía las locaciones que me faltaban y deseaba que salieran. 

 

La Respuesta a la Pregunta

Para mi, si valió mucho la pena llevarme la cámara fotográfica con poco equipo, el resultado de los momentos genuinos en familia que capturé fueron inolvidables y serán irrepetibles. Recuerdo que cuando tenía siete años mis papás me llevaron a Disney, pero no tengo muchas fotos de ese momento que me despierten lo feliz que la pasé. Ahora lo veo de otra manera y sin duda sé que en unos años cuando mi hijo vea sus fotografías, recordará la mayoría del viaje y lo bien que disfrutó.  Una de mis promesas como fotógrafo en Elephant Photography es tener una fotografía que quiera colgar en mi pared por mucho tiempo, y hoy doy gracias de que la tengo.